Viajar es…

Viajar es

marcharse de casa,

es dejar los amigos

es intentar volar

volar conociendo otras ramas

recorriendo caminos

es intentar cambiar.

Viajar es vestirse de loco

es decir “no me importa”

es querer regresar.

Regresar valorando lo poco

saboreando una copa,

es desear empezar.

Viajar es sentirse poeta,

es escribir una carta,

es querer abrazar.

Abrazar al llegar a una puerta

añorando la calma

es dejarse besar.

Viajar es volverse mundano

es conocerotra gente

es volver a empezar.

Empezar extendiendo la mano,

aprendiendodel fuerte,

es sentir soledad.

Viajar es marcharse de casa,

es vestirse de loco

diciendo todo y nada con una postal,

Es dormir en otra cama,

sentir que el tiempo es corto,

viajar es regresar.

Anuncios

Convicción

Mi mamá una vez me dijo “No permitas nunca que nada ni nadie apague tu luz”. Y yo encontré la mía así, siendo más libre, volando más alto, llegando más lejos. No me escape de nada, solo entendí que el tiempo es corto. Que hoy estamos, mañana no lo sé. Que las arrugas florecen y la tierra se seca.

No es que tuve suerte. Tuve convicción. El cambiar la forma en que vivís y a lo que estás acostumbrado, no es fácil. Tampoco imposible.

Por eso, a cada persona que tenga un mínimo de deseo de hacer algo, una mini chispa dentro pidiendo salir, mi consejo es HACELO!. Nunca es tarde. Tenes tiempo hasta cerrar los ojos.

Tu familia te va a apoyar, tus amigos van a estar, tu trabajo… lo podes cambiar. Créeme, no todo es dinero. La gente no tiene una meta y sigue juntando, sigue ahorrando. Un día van a tener el chanchito lleno, pero no van a tener fuerzas para disfrutarlo.

El mundo no cambia si lo miras desde una carpa o desde un penthouse: el río te moja igual, el sol se esconde en el mismo lugar, las estrellas brillan tal cual, la arena.. en la carpa la sentís más.

Life’s change

Un día me fui de vacaciones, y volví. Pero volví con el alma apagada, el corazón roto, no quería que se termine. Ese mismo día decidí nunca más volverme a sentir así. Entonces me dije: “y qué tal si no son vacaciones? Qué tal si el viaje se convierte en mi vida?”. Y un año después, partí.